Moyuela 1567 – 1643 Zaragoza

Universitario, sacerdote y obispo

En Moyuela, Daroca y Zaragoza
Pedro Apaolaza y Ramírez nace en Moyuela (Zaragoza) en el año 1567 y en su iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Piedad :
“A 13 de julio de 1567 fue bautizado Pedro de Paulaça, hijo de Domingo de Paulaça y de María Remírez, conyuges; fueron padrinos Antonio Oruño y Ana Lázaro”.
(Folio 41, Libro II de Bautismos).
Crece y desarrolla su cuerpo y espíritu al amparo y vigilancia familiar, devoto de Nuestra Señora de Allende, marchando pronto a Daroca, dedicado al estudio de la Gramática y de la Retórica en las Escuelas de dicha ciudad.
Finalizada dicha etapa y con sólidos fundamentos humanísticos llega a Zaragoza, a la Facultad de Artes de la Universidad, recibiendo el Grado de Bachiller en Artes el 14 de mayo de 1588; obteniendo el de Licenciado el 8 de agosto de 1590 y el Doctorado en Artes el 1 de mayo de 1593. Finalmente entre los años 1606 y 1607 finaliza el Doctorado en Teología también en la Universidad de Zaragoza, manteniendo estrecha relación y colaboración.

Clérigo y Sacerdote
A la edad de 24 años, el día 22 de febrero de 1592 recibe Pedro la ordenación sacerdotal, en la iglesia parroquial de Monreal del Campo, celebrando días mas tarde, con toda seguridad, su Primera Misa en la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Piedad de Moyuela.
En 1594 recibe un Beneficio en la iglesia de su Moyuela natal, referido a una capellanía fundada por Mosén Miguel Ortíz.
En 1596 toma posesión de la Rectoría de la iglesia de Torrelosnegros, en la que permanecerá durante 9 años.
El 13 de marzo de 1606 se realiza la presentación del maestro Pedro Apaolaza para el Beneficio de la Iglesia de la Santa Cruz, comenzando su dedicación a la predicación, su ministerio preferido, alcanzando fama de excelente orador sagrado, llegando a decirse de él: “Las grandes prendas de que estuvo adornado y ser orador, que en aquellos tiempos fue único y singular, acompañándole grande espíritu y mucha virtud, le fueron medios para su elevación a los puestos” (Isidro Proaño, 1687).

Apaolaza_moyuela
Arzobispo Pedro Apaolaza y Ramírez

Abad y Obispo de sedes aragonesas
En 1612, atendiendo a su excelente preparación académica, su facilidad para el ministerio de la palabra, su piedad y experiencia pastoral, fue nombrado por el Papa Paulo V, previa presentación del Rey Felipe III, Abad del monasterio benedictino de San Victorián de Asan, en el Sobrarbe aragonés.
En 1621 es elegido Prelado Diputado del Reino de Aragón.
En 1622, previa presentación por el Rey Felipe V, es nombrado por el Papa Gregorio XV para la silla episcopal de Barbastro.
En 1625 toma posesión del Obispado de Albarracín, sede enclavada en el corazón de los Montes Universales, tercera etapa en el camino pastoral mitrado de Apaolaza a través de todo el Reino de Aragón.
En 1629 es elegido de nuevo Diputado del Reino como Prelado.
Siendo propuesto para los Obispados de Orihuela, Lérida y Mallorca, no quiere dejar Aragón, cuyas tierras y hombres tan bien conoce y tanto quiere.
Acepta una nueva sede aragonesa, la de Teruel, para la que es presentado por el Rey Felipe IV y nombrado en 1633.

Oleo sobre lienzo de la Universidad de Zaragoza

Predicador, escritor y mecenas

Al servicio de la Palabra de Dios
Dentro de la actividad pastoral de Apaolaza, desde sus años de presbítero, destaca el ministerio de la palabra, ejercido principalmente por medio de la predicación oral. Así, la Iglesia de la Santa Cruz, Huesca, Hospital de Gracia, Cabildos Catedrales, … fueron algunos lugares donde ejerció esta labor.
En 1641 y 1643 aparecen el I y II Tomo, respectivamente, de la obra titulada “Mensa Eucharistica”, en lengua latina, de Pedro Apaolaza. La obra es una auténtica Enciclopedia Eucarística, en la que aparecen mezcladas profundas elucubraciones teológicas con meditaciones espirituales y ascéticas. Está toda ella esmaltada de citas bíblicas y patrísticas y también de autores profanos clásicos.

Mecenazgos

Don Pedro Apaolaza siempre tuvo presente a Moyuela y, sobre todo un permanente propósito de embellecer y enriquecer el templo parroquial para mayor gloria de Dios.
En Albarracín (1628) decide dotar a la Iglesia de un órgano espléndido así como realizar fundaciones para música.
Del mismo modo encarga el retablo mayor de la parroquial (1640) a Miguel Pina y las pinturas a Pedro Urzanqui, y posteriormente los dos colaterales.
Realizó también el encargo de un retablo y pinturas para la capilla de Nuestra Señora la Blanca en la Seo de Zaragoza (1642), que no vio terminado, quedando retratado en el cuadro de la “Concepción”.
La preocupación por la cultura y la instrucción le llevó a fundar en Moyuela una Escuela de Gramática, para enseñar el arte de hablar y escribir tanto en latín como en la lengua del Reino.
Igualmente ayudó a pagar al Maestro de niños del Lugar de Moyuela, así como a posibilitar el estudio de jóvenes en la Universidad de Zaragoza.
Otras Fundaciones establecieron Capellanías para el culto, púlpito, organista, etc
La Universidad de Zaragoza se vio beneficiada mediante la asignación de Rentas para tres cátedras de Artes (1642), recordándose durante mucho tiempo su conducta ejemplar, mecenazgo, liberalidad y celo universitario.
Correspondió a la magnificencia de Don Pedro Apaolaza celebrando un Certamen Poético en su honor, llevado a cabo en el paraninfo de la Universidad.

Muerte y memoria del Arzobispo

Muerte y enterramiento de Apaolaza
El 21 de junio de 1643 muere en Zaragoza y es enterrado en la capilla de Nuestra Señora la Blanca en la Catedral de La Seo de Zaragoza.

Tiempo después, el 10 de noviembre de 1644, es trasladado el cuerpo del Prelado a Moyuela para ser enterrado en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Piedad. Una gran multitud lo recibió respetuosamente en su pueblo, participando en las solemnidades religiosas que culminaron con el reconocimiento del cadáver y depósito del sarcófago en el sepulcro que presidiría la estatua orante del Arzobispo Apaolaza.
El sepulcro está hecho con ladrillo y revocado con yeso; se compone de seis columnas corintias y salomónicas. Los entablamentos están llenos de decoración, temas florales, calaveras y tibias.
Un largo Epitafio latino en el frontal del altar y retablo de su sepultura recuerda los méritos y virtudes del eximio aragonés, Arzobispo cesaraugustano, benefactor de la Universidad de Zaragoza y mecenas de su lugar de origen.
La magnanimidad, liberalidad, piedad, patriotismo y celo del virtuoso y elocuente predicador, aragonés ilustre, natural de Moyuela, se extendió por todo el territorio hispano para pervivir con su gloria a través de los siglos.
En desagravio a lo ocurrido en la Guerra Civil, el 8 de abril de 1945 se realizó un acto de Homenaje al Arzobispo Apaolaza, al que asistieron en Moyuela representaciones de todas las autoridades de Zaragoza. Tras la misa solemne, se colocó el retrato al óleo actual, así como la urna conteniendo fragmento de uno de los dedos y un guante.

Retratos de Apaolaza
El Palacio Arzobispal guarda hoy el retrato de cuerpo entero de Don Pedro Apaolaza que, probablemente, pintara Jusepe Martínez para la Universidad después del óbito del Prelado, con elegante elogio al Doctor Apaolaza.
El retrato de Apaolaza es de composición muy a la moda de entonces; el personaje de pie, los cortinajes, la tela que cubre la sobreentendida mesa en la que se apoya una mano del Arzobispo con actitud de magisterio están bien resueltos así como el ropaje, en contraste con la escasa fuerza del rostro. El escudo de armas en la parte superior derecha del lienzo y lo escrito al pie del cuadro están trabajados con virtuosismo. El conjunto proporciona la imagen de un hombre inteligente, autoritario, severo.

El cuadro actual que se encuentra en el mausoleo de Apaolaza en la Iglesia Parroquial de Moyuela, en el lugar en que originariamente se encontraba una estatua orante del Arzobispo, resulta copia del que se encuentra en al Galería del Palacio Arzobispal. Fue encargado por la Diputación Provincial en 1943 y realizado por el becario de Pintura de la misma Jesús Fernández Barrio.

A los anteriores retratos es necesario añadir los siguientes:

Iglesia de San Felipe de Zaragoza
Procedente de la galería de retratos que tuvo la Iglesia de Santa Cruz, de Zaragoza.
Obra probable de Pedro Urzanqui. Hacia 1612 – 13.
Óleo sobre lienzo 102 x 80 cm

Universidad de Zaragoza. Facultad de Filosofía y Letras
Óleo sobre lienzo. 102 cms. Autor desconocido.
Forma parte de colección de retratos de ilustres vinculados a la Universidad de Zaragoza.
Obra restaurada para exposición en el Paraninfo en mayo de 2017

Museo de Zaragoza
Retrato de cuerpo entero del Arzobispo Apaolaza
Óleo sobre lienzo, 194 x 113 cms. Sin fechar
Fecha de ingreso en el museo de Zaragoza, 30/04/2004

Catedral de La Seo de Zaragoza
Pinturas del retablo de la Capilla de Nuestra Señora la Blanca.
El retrato de Apaolaza figura en el cuadro de las “Concepción”.
Obras de Jusepe Martínez (1646-1647).

Real y Real Hermandad del Refugio y Piedad de Zaragoza
Retrato de cuerpo entero del Arzobispo Apaolaza
Óleo sobre lienzo, dimensiones similares al del Palacio Arzobispal

Escudo heráldico de D. Pedro Apaolaza
En el frontispicio del retablo sepulcro se labró el escudo heráldico, con las Armas del linaje de los Apaolaza, que se componen del siguiente modo:
“escudo partido en faja con dos cuarteles arriba separados en palo; el izquierdo con tres cabezas humanas tocadas de cintas, dispuestas sobre campo de gules, y brazo armado empuñando banderola blanca con cruz en gules, el derecho; abajo, cuartel en oro con un jabalí en un color sobre el que monta un árbol en sinople y tres flechas negras apuntando a un jabalí”.
Indicando la dignidad del personaje allí enterrado, los cordones con borlas y capelo situado sobre óvalo cruz central blanca y encima de rostro alado, completan el campo del escudo con adorno floral a ambos lados.

La iglesia parroquial de Moyuela resulta, hoy día, lugar de permanente recordatorio en Aragón de la insigne figura de D. Pedro Apaolaza y Ramírez.

apaolaza_escudo_moyuela
Escudo heráldico

El órgano para la Iglesia de Moyuela. Fundaciones para música
Don Pedro Apaolaza siempre tuvo presente a Moyuela y, sobre todo, un permanente propósito de embellecer y enriquecer el templo parroquial para mayor gloria de Dios, como testimonio de la amplitud de su recuerdo y devoción a aquel entrañable Lugar, habitado por parientes y amigos. Por ello, en Albarracín (Teruel), apenas transcurrido tiempo corto de su entrada y toma de posesión de esta Sede Episcopal, decide dotar a la iglesia de Moyuela (Zaragoza) de un órgano para que la Música realce el culto divino y acompañe a los cantos, oraciones y silencios de los fieles durante las celebraciones religiosas así como ayude a crear una sensibilidad colectiva que estimule a las futuras vocaciones por la música, nacientes en la comunidad local.

A Mosen Joseph Lop, pariente de Juan Lop, de Moyuela y mayordomo del Señor Obispo de Albarracín, encarga Don Pedro Apaolaza resolver en Zaragoza todos los trámites necesarios para la realización de la obra deseada cuyos pormenores le eran conocidos así como la traza de la caja del órgano, que había firmado el canónigo de la Iglesia de Santa María la Mayor y del Pilar de Zaragoza Don Juan Domingo Briz, antes de que se redactara el oportuno documento notarial. De esta manera Mosen José Lop, designado procurador legítimo del Prelado en virtud de escritura hecha ante el notario Martín Pérez de Aliaga, el día 26 de abril de 1628, en la ciudad de Santa María de Albarracín, en nombre de Don Pedro Apaolaza pacta y acuerda con Martín Navarro Sesma, Maestro e hacer órganos, y el escultor Antón Franco, los capítulos y condiciones que habrían de respetar las partes y regir en la construcción del órgano destinado a la iglesia parroquial de Moyuela.

El notario de la Ciudad de Zaragoza Juan Lorenzo de Escartín testificaba el día 7 de mayo de 1628 el documento de capitulación subscrito para constancia de aquel acto. En el mismo quedó reflejado el deseo de Don Pedro Apaolaza de mantener en este órgano características del trabajado por Guillaume de Lupe, en 1610, para la Santa Iglesia de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza.
Los vecinos de Moyuela enterados de este regalo de don Pedro a la iglesia del Lugar, cumplieron con generosidad las obligaciones pactadas (transporte y posada).
La importancia de este órgano, cuyas melodías acompañaron tiempos de alegría y de tristeza de muchas generaciones de lugareños, se puede deducir de los adelantos de organería y registros que tenía, exigidos al Maestro organero Martín Navarro de Sesma y al escultor Antón Franco y consignados en el documento notarial.

La persona designada organista, además de tocar el órgano en las festividades propias de la Iglesia, estaba obligado a acompañar con música las cuatro misas de celebración de Santa Ana, cuya Capilla o altar fundara Don Pedro de Apaolaza siendo Abad de San Victorian.

A aquellos deberes debía sumar el organista el de enseñar música, para lo que dejó el Prelado cien escudos de renta, cargados sobre la Comunidad de Daroca.

Este órgano fue destrozado por la columna anarquista en el verano de 1936, junto a otras acciones similares con retablos y archivos.

Componían el Coro quince sillas de nogal y en él se hallaba un buen retrato de D. Pedro Apaolaza, de cuerpo entero, admirado todo ello y reseñado en los documentos de la Visita pastoral realizada en el año 1900. De estas sillas de alto respaldo y cabezales tallados, actualmente se conservan nueve, teniendo la central de respeto labrado el respaldo con labor de dibujo recordatorio de decoración hispano musulmana.

Retablos y pinturas para el templo parroquial de Moyuela
Mediado el siglo XVI, el templo parroquial de Moyuela tenía en su interior, cubierto con bóveda de crucería estrellada, cuatro retablos de pincel dedicados a San Juan, San Pedro, San Nicolás y Santa Ana, además del Mayor de “pincel viejo”. Posteriormente, en el Libro de Visitas de año 1565 se señalan la existencia, en la parte del Evangelio, de un retablo so la invocación de San Andrés, de una capilla con retablo de bulto dedicado a la Magdalena, otro retablo de bulto de Santa Ana y otra Capilla con retablo de pincel de la Asunción de Nuestra Señora; y en la parte de la Epístola, de una capilla del Salvador y otra capilla de las Animas, haciendo mención también al retablo Mayor, de pincel, so la invocación de Nuestra Señora.

Ampliado el templo de Moyuela –crucero y presbítero- quedaron faltos de retablos acordes con las nuevas dimensiones y ordenación del espacio interior la capilla mayor y las colaterales. A esta necesidad se adelantaba Don Pedro Apaolaza corriendo con el gasto de las pinturas y del retablo mayor de la Parroquia, encargando éste al escultor Miguel Pina, vecino de este Lugar, quien trabajaría además “otras cosas en dicha Iglesia por cuenta de su Ilustrísima”, según consta en el albarán que otorga ante el notario público de Zaragoza Lorenzo Villanueva, el día 30 de marzo de 1642, como pago por la obra hecha.
Con anterioridad, el pintor Pedro Urzanqui estaba trabajando en las pinturas del retablo mayor, tras el oportuno encargo de Apaolaza.
Dicho retablo, elogiado por Antonio Ponz como de lo mejor que había por estas tierras de Aragón, fueron admiradas por las generaciones que vivieron o visitaron Moyuela, hasta su destrucción en la Guerra Civil.
Tomás Domingo Pérez y Vicente González Hernández
“Pedro de Apaolaza”
D.G.A. Zaragoza, 1992.

Sobre Pedro Apaolaza y Ramírez

Muchas cosas se conocen ya sobre nuestro ilustre paisano, el arzobispo Pedro Apaolaza Ramírez, gracias a la biografía publicada por el erudito canónigo don Tomás Domingo Pérez y el ya fallecido Vicente González Hernández (Pedro de Apaolaza, Zaragoza, 1992). Sin embargo, siempre se pueden conocer cosas nuevas sobre él y sobre Moyuela. Sobre esto trata este artículo, en el que aporto algunos datos que reuní hace un tiempo y otros nuevos a los que he podido tener acceso en el Archivo Diocesano de Zaragoza o a través de Internet, un medio del que siempre se pueden sacar muchas cosas de provecho.

En primer lugar, me voy a referir al lugar de nacimiento de Apaolaza. Aunque pueda parecer una obviedad, dado que todos sabemos que nació en nuestro pueblo en 1567 y hace años que se publicó su partida de bautismo por P. Sainz de Baranda en el t. 48 de la España Sagrada dedicado a Barbastro (Madrid, 1862, p. 267), hay numerosos autores vascos que, desde el siglo XVII, lo hacen natural de Segura (Guipúzcoa). De los que tengo noticias son estos, algunos mencionados ya en la biografía citada:

  • Lope de Isasti, Cosas memorables de la M. N. y M. L. Provincia de Guipúzcoa, (San Sebastián 1850, aunque la obra se compuso en 1625). Se ha consultado la edición facsímil de Bilbao, 1972, pp. 326 y 567, con alusiones al linaje en las pp. 111 (Mutiloa), 113 (Segura) y 147 (descripción del escudo).
  • P. Gorosabel en su Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las cartas pueblas y otros documentos importantes, San Sebastián, 1862 (edición facsímil, Bilbao 1974)
  • Nicolás de Soraluce en su Historia general de Guipúzcoa, t. I (Vitoria 1870) lo menciona entre los hijos ilustres de esta parroquia, apartado publicado luego en Gran Enciclopedia Vasca, t.III (“Varones ilustres de Guipúzcoa, I, pp. 285-462)
  • Juan Bautista de Ayerbe lo incluye en su trabajo sobre “Hijos ilustres de Segura (en Euskalerriaren Alde II, 1912, 106-112, p. 108). Más tarde se publicó como libro (San Sebastián, 1912). En 1978 se publicó en San Sebastián una edición a cargo de la Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa. Se puede consultar un ejemplar en la Biblioteca Nacional.
  • En la misma revista vasca y en el mismo año, y a raíz del este artículo, como complemento C. Echegaray publicó el artículo “Hijos ilustres de Guipúzcoa: Don Pedro de Apaolaza” (Euskalerriaren Alde II,1912, p.170).
  • También lo menciona F. Arocena (Diccionario biográfico vasco, I. Guipúzcoa, San Sebastián, 1963, p. 32, n. 143).
  • Por último, cabe citar un breve artículo de C(armen) C(astells), “Apaolaza, Pedro de“, en Gran Enciclopedia ilustrada del País Vasco, Cuerpo A, Diccionario Enciclopédico Vasco, t. II; San Sebastián, 1970, p. 148. Esta autora incurre en los errores antes citados y no da como seguro el nombramiento como obispo de Barbastro en 1622 (al que se refiere con un “parece ser”) y afirma que fue confesor del Papa reinante en su tiempo.

No deja de ser curioso que aparezca en esta obra pero no en la Gran Enciclopedia Aragonesa ni en la Gran Enciclopedia de España. Por el contrario, sí que aparece recogida su biografía en la Espasa y en el Dictionnaire d´Histoire et Geographie Eclesiastiques.

No es posible averiguar la fecha de nacimiento de su padre: el primer libro de Bautismos de la parroquia de Segura comienza en 1551. Nuestro arzobispo nació en 1567 y por esas fechas nacieron en Segura dos posibles parientes suyos, Domingo Apaolaza Echarri (1566) y Domingo Apaolaza Legoina (1573). Los libros parroquiales de ese pueblo se conservan en el Archivo Diocesano de San Sebastián, a cuyo director debo los datos.

Es cierto que el apellido de Apaolaza procede de esta villa vasca. Su solar estaba en la cercana población de Mutiloa, que estuvo unida a Segura entre 1384 y 1615. Según J. P. de Iztueta, el arzobispo donó a la iglesia parroquial de Mutiloa una reliquia de San Pedro (Historia de Guipúzcoa, Bilbao, 1975, p. 734). Es edición facsímil y traducción de la obra publicada en vasco en San Sebastián,1846).

El linaje probó su hidalguía en diferentes ocasiones y es mencionado en diferentes obras de Genealogía y Heráldica Vascas. Así, J. C. de Guerra, en su Ensayo de un padrón histórico de Guipúzcoa según el orden de sus familias pobladoras (San Sebastián, 1929, pp. 57 y 678) cita a José de Apaolaza, de Segura, en 1672, y otros miembros de esta familia en Villareal en 1655, 1659,y 1817, Fuenterrabía en 1743 y Segura en 1817) y en su “Armorial de linajes conocidos en el solar eúskaro” en la obra dirigida por F. Carreras Candi, Geografía general del País Vasco-Navarro, Barcelona, s.a., pp.173-458. Por cierto que los escudos del linaje de Mutiloa (p.402) y el de D. Pedro, natural de Segura, arzobispo de Zaragoza en 1641 (p. 404, con reproducción fotográfica) presentan los mismos elementos, pero distribuidos de forma diferente, como se puede observar contrastando los cuarteles:

  • En el primero: en rojo, un brazo armado de plata empuñando una bandera del mismo metal; tres cabezas de moro puestas en triángulo mayor, las dos primeras afrontadas.
  • En el segundo: de oro, tres cabezas de moro en triángulo mayor, frente a en rojo, un brazo armado de plata empuñando una bandera del mismo metal.
  • En el tercero, de oro un jabalí herido echando sangre por la boca y de plata, un árbol verde con jabalí pasante al pie y tres flechas movientes hacia el jabalí desde el segundo cantón de ese cuartel.
  • En el cuarto, en rojo, una ballesta con flecha de plata. Ese cuartel no aparece en el de nuestro arzobispo.

También aparece mencionado este apellido en J. de Querexeta, Diccionario onomástico y heráldico vasco, t. I, Bilbao, 1974, p. 234, con una descripción también diferente.

Fuera de los genealogistas vascos, citan este apellido los hermanos Alberto y Arturo García Carraffa, Enciclopedia Heráldica y Genealógica Hispano Americana, t. IX, Madrid, 1922, 182-183; G. García Ciprés, Diccionario Heráldico Aragonés, Huesca 1926,p.66, y F. González Doria, Diccionario heráldico y nobiliario delos reinos de España, Madrid,1987, pp.402-403.

M. de la Sala Valdés en su Historia de la villa de Longares (Zaragoza,1936), afirma que “la familia Salvador, establecida en Zaragoza y en Épila, con regiduría perpetua en la ciudad, usan las armas de Apaolaza, como puede verse todavía en la piedra armera de la antigua y arruinada torre de esa familia en el camino de Cogullada de Zaragoza”.

Del significado del apellido en vasco (pastizal o carrascal), se ocupa Luis Michelena, en su obra Apellidos Vascos, pp. 50y 138.

En cuanto a sus orígenes sociales, un poema satírico de 1626 se refiere a su pobreza y a su ambición, cuando era obispo de Albarracín: “Paulaza, que era un pobrete (como sabe el mundo) ayer, hoy, por la tercera mitra, está feito un lucifer”, según publica Jesús Gascón Pérez, La rebelión de las palabras. Sátiras y oposición política en Aragón (1590-1626), Zaragoza- Huesca 2003, p.178. En los informes realizados con ocasión de su promoción al episcopado (los Procesos Consistoriales conservado en el Archivo Secreto Vaticano) se limitan a decir los testigos que era de familia y “gente principal”(M. Barrio Gonzalo, “Perfil socio económico de una elite de poder de la Corona de Aragón, I. Los obispos del reino de Aragón (1556-1834)”, Antológica Annua 43 (1996),pp.107-217,p.119).

A través del Catálogo del Patrimonio Bibliográfico Español, que aparece en Internet, es posible localizar las obras escritas por nuestro arzobispo:

  • El tomo 1 de Mensa eucharistica (Zaragoza 1641) se encuentra en Burgos (Facultad de Teología del Norte de España, procedente de la Biblioteca del Seminario de San José), Huesca (Biblioteca Pública del Estado, 2 ejemplares, uno de ellos del colegio de los Carmelitas Descalzos de San Alberto), Madrid (tres ejemplares, dos de ellos incompletos, en la Biblioteca Nacional, y dos en la Facultad de Filología de la Universidad Complutense, depositadas en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla), Palma de Mallorca (Biblioteca Pública del Estado), Santander (Biblioteca central de Cantabria-Biblioteca Pública del Estado, procedente del monasterio de Santa Catalina de Monte Corbán), Toledo (Biblioteca Pública del Estado, 2 ejemplares, uno de ellos del Colegio de San Bernardino), Zaragoza (Colegio de los Escolapios, 2 ejemplares) y en una biblioteca privada del País Vasco
  • Del tomo 2 de esta obra hay ejemplares en las Bibliotecas Públicas del Estado de Huesca y Palma de Mallorca, en la Biblioteca General de la Universidad de La Laguna (Canarias), en la Nacional de Madrid, en Zaragoza (Arzobispado), y en una biblioteca privada vasca
  • El Catálogo Colectivo del Patrimonio bibliográfico español da otras tres menciones sobre un proceso referente al Hospital de Gracia, otro con la cofradía de san Juan y San Jorge, de 1638, y otro contra el Cabildo del Pilar, de 1641, los tres conservados en la Biblioteca Universitaria de Zaragoza (BUZ), G-73-40 (33) y G-73-65 (18 y 29).

En la Biblioteca Nacional, según su catálogo Bibliográfico disponible en Internet se guarda un grabado de su estuco, obra de Jerónimo Agüesca, realizado quizá en Huesca entre 1640-1645, con la signatura ER/2724(114), que se puede consultar en la sala Goya. Lo cita Elena Páez, Repertorio de grabados españoles en la Biblioteca Nacional, Madrid, Ministerio de Cultura, 1981, t. 1 (A-G), n. 35-2.

Su fundación de la Escuela de Gramática en 1640 en Moyuela la cita J. A. Mateos Royo, “Municipio y enseñanza pública en Aragón: la escuela de Gramática de Daroca (siglos XVI-XVII)”, Revista de Historia Moderna. Anales de la Universidad de Alicante, 20 (2002), 117-148, p. 144, citándola como ejemplo de la fundación de este tipo de centros en los pueblos de la Comunidad de Daroca a causa de la pérdida de reputación de la de esta ciudad, aunque se realizó “no sin oposición de Daroca”.
Juan Ramón Royo García
2012

Obra y Bibliografía de Pedro Apaolaza

apaolaza_mensa
Mensa Evcharistica
La Mesa Eucarística
Certamen Poético
Bibliografía

Un nuevo documento sobre Apaolaza

En la catalogación del Archivo Diocesano ha aparecido, en el fondo de Apelaciones (caja 596, proceso n. 8), aunque ignoramos el motivo de que aparezca allí un proceso sin fecha ni asunto. En la portada dice solo “Dris. Petri Apaolaça”. Examinando su contenido, resulta contener las informaciones realizadas en 1611 con ocasión de su nombramiento como abad de san Victorián, vacante por muerte de Pedro de Iribarne. Se realizaron entre 5 y 7de diciembre ante el arzobispo fray Pedro Manrique.
En el proceso declararon:
– Mosén Pedro Palos, presbítero, beneficiado del Pilar, natural de Moyuela, de 68 años.
– Mosén Pedro Casaús, presbítero, habitante en Zaragoza, de 26 años.
– Dionisio Navarro, racionero del Pilar, de 25 años, natural de Plenas.
– Mosén Juan Monforte, presbítero, capellán de la iglesia zaragozana de San Pedro, de 30 años, natural de Moyuela.
– Juan Ramírez, natural de Huesa y vecino de Zaragoza, de 60 años.
– Mosén Juan Abril, presbítero, beneficiado de la parroquia zaragozana de Santa Cruz, de 50 años.
– El P. Luis González, rector del colegio de los Jesuitas de Zaragoza.
– El Dr. Pedro García, prior del Cabildo del Pilar, natural de Alloza, de 48 años.
– El Dr. Enrique de Castro y Cervellón, canónigo de la Seo, rector de la Universidad de Zaragoza.

Las declaraciones son muy parecidas. No son muchos los datos sobre la biografía de Apaolaza, que se pueden resumir así:

– Se afirma que sus padres, Domingo Apaolaza y María Ramírez, eran naturales de Moyuela.
– El padre había fallecido ya en 1611 y se deduce que hacía bastante tiempo que había muerto, pues solo dos testigos lo conocieron, mosén Pedro Palos y Juan Ramírez.
– La madre tenía “deudos” que eran colegiales mayores de Alcalá, según mosén Pedro Casaús, es decir estudiantes de alguno de los colegios mayores de la Universidad de Alcalá de Henares (el más famoso fue el de San Ildefonso), que exigían limpieza de sangre (no ser descendientes de moros ni judíos).
– Era doctor en Teología, graduado por la Universidad de Zaragoza, y en ella había sido vicerrector, cargo que exigía dicho grado de doctor. En su graduación habían estado presente varios testigos. Su rector afirmó que “en dicha universidad está tenido y reputado por uno de los mejores sujetos della”.
– Destacaba como buen predicador, de los más ilustres de Aragón. En “el presente año” según declaró mosén Juan Abril “tiene Quaresma en la parrochia de St. Pablo, uno de los principales púlpitos desta ciudad”. En algún momento no precisado lo había hecho en la Seo.
Juan Ramón Royo García
2014

450 aniversario del nacimiento de Pedro Apaolaza y Ramírez

Con motivo del 450 aniversario del nacimiento de Pedro Apaolaza y Ramírez (Moyuela, 13 de julio de 1567), la Asociación Cultural Arbir Malena de Moyuela, rinde de nuevo homenaje al ilustre Arzobispo, Diputado del Reino y Mecenas de la Universidad de Zaragoza y de su pueblo natal, organizando en los meses de julio y agosto una serie de actividades para dicha conmemoración (conferencia, exposición, publicación y teatralización).

Entre las mismas se encuentra una exposición fotográfica (de gran tamaño), en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Piedad de Moyuela, que comprende los 6 retratos de Pedro Apaolaza que figuran en las diversas instituciones (Arzobispado, La Seo, Museo Provincial, Iglesia de San Felipe, Universidad de Zaragoza, Moyuela,…) y una representación teatralizada de una visita de Pedro Apaolaza a Moyuela.

  • El domingo día 16 de julio de 2017 se inauguró la exposición «Pedro Apaolaza 450 aniversario. Retratos de una Vida», previamente el día 13 de julio, fecha del aniversario, tuvo lugar un acto religioso en la Iglesia Parroquial.
  • Descargar Retratos de una Vida de Apaolaza

La exposición presenta reunidos copias autorizadas de los cinco retratos conocidos de Pedro Apaolaza y Ramírez, que se encuentran en distintas instituciones, lo que permite por primera vez conocer su imagen y evolución a lo largo de los años, presentando la gran fuerza y personalidad en la expresión en el retrato de la Iglesia de San Felipe, pasando por la serenidad y autoridad del cargo de Arzobispo en los del Museo Provincial y Palacio Arzobispal, hasta llegar a la madurez, piedad y reflexión en la Capilla de la Virgen Blanca de La Seo.

La Asociación Cultural Arbir Malena ha querido reconocer así la figura y obra del ilustre hijo de Moyuela, Pedro Apaolaza y Ramírez, con ocasión del 450 aniversario de su nacimiento, el 13 de julio de 1567, completando la exposición llevada a cabo en la Iglesia Parroquial, tras las Jornadas homenajes en 1988, en las que participaron la Universidad de Zaragoza, el Ateneo de Zaragoza, .la Institución Fernando el Católico y la Asociación Cultural Arbir Malena, así como los trabajos que llevaron a la edición facsímil de su obra Mensa Eucharistica y posteriormente su traducción al castellano (por Javier de la Victoria y prólogo de Juan Ramón Royo) editada por la Institución Fernando el Católico de la Diputación Provincial de Zaragoza.

Jornadas de Homenaje a D.Pedro Apaolaza en 1988 Moyuela
apaolaza_jornadas_1988_moyuela_2
Jornadas de Homenaje a D.Pedro Apaolaza en 1988 Moyuela

La exposición ha sido posible gracias a la colaboración de las diferentes instituciones que conservan los retratos y al equipo de voluntarios que ha aportado su buen hacer, a los que agradecemos su esfuerzo y dedicación:

– Arzobispado de Zaragoza
– Cabildo Metropolitano de Zaragoza.
– Gobierno de Aragón. Museo de Zaragoza.
– Parroquia de Nuestra Señora de la Piedad de Moyuela
– Parroquia de San Felipe de Zaragoza
– Universidad de Zaragoza. Facultad de Filosofía y Letras

Instalada en el Coro de la Iglesia tiene voluntad de permanencia, por lo que se puede visitar y admirar el conjunto de retratos, así como unas láminas explicando el coro, el órgano y el Capítulo de Moyuela.

Con esta ocasión se editó folleto para la exposición.

  • El domingo día 6 de agosto, por la mañana, se llevó a cabo una visita teatralizada de Apaolaza a Moyuela con el fin de visitar su pueblo, ver a los familiares, hacer visita de obras y de la exposición de retratos y finalmente casar a los Gigantes Arbir y Malena.
  • Descargar Visita teatralizada de Apaolaza

Exposición Pedro Apaolaza