Moyuela nace y se construye desde la tierra

Moyuela se encuentra en el límite Sur de la provincia de Zaragoza, dentro de la Comarca Campo de Belchite, próximo a las tierras turolenses de las Parameras Montalbinas con las que se identifica geográficamente. Situado sobre el cabezo Toril, en la ribera derecha del río de su nombre, el núcleo urbano edificado, a 736 m de altitud, ocupa una hondonada en torno al barranco, que hoy forma la calle Capitán Godoy, convertida en la arteria principal de la localidad.

El conjunto de casas y bodegas cueva constituye uno de los encantos más desconocidos de la población y, en materia etnográfica, de toda la comarca de Campo de Belchite.

Como describe Miguel Gargallo Lozano (1992) a quien seguimos en esta exposición, en su entorno, aprovechando las laderas del propio cabezo Toril y las del cabezo situado frente a él, denominado Barrio de Malta, existen numerosas cuevas excavadas en los “terreros”, que complementan el paisaje constructivo de este pueblo.
Podemos decir que existe un Moyuela surgido de la tierra, construido a partir de ella, y un Moyuela que nace dentro de la tierra. Ambos son inseparables: uno sin el otro no serían lo mismo.

El caserío se concentra en la solana del cabezo Toril, aunque posteriormente se desarrolló al otro lado del barranco. Sin embargo es dudoso afirmar que ahí estuviera el núcleo originario, si tenemos en cuenta la ubicación del Castillo de San Jorge y de la ermita de Santa María de Allende, mucho más antiguos que el resto de Moyuela. El propio desarrollo del núcleo de Valtierra y del barrio de Malta, en torno al castillo, nos cuestiona el emplazamiento primitivo de Moyuela.

En el núcleo urbano de viviendas construidas, no en la zona de cuevas, predominan las casas “bloque”, o sea, viviendas compactas, sin anexos de corrales o patios. Inicialmente la casa albergaba todas aquellas dependencias necesarias para las formas de vida tradicionales: cuadras, vivienda, graneros, etc. Los corrales, chozas o bodegas, estaban fuera.

El caserío configura un callejero sinuoso donde se combinan las calles paralelas al barranco, como las de Medio Lugar o Barrio Verde, con las perpendiculares a éstas, como el Ferial, Rector, en un intento de adaptarse al desnivel de la ladera del cabezo Toril.
En el centro destaca señera la Torre mudéjar de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Piedad. Todo ello, sin duda, recuerdo de reminiscencias musulmanas en la zona.

Por otro lado, Ángela Ena, (1990) distingue en 1970 tres tipos de casas:
A) Planta rectangular, tejado con una o dos vertientes, normalmente de tres plantas, a veces con corral adosado.
B) Casa cueva excavada en el terrero, con paredes blanqueadas, con ventanas en la/s habitación/es dirigidas al exterior.
C) Casa cuyo interior es cueva y el exterior de construcción. Puede tener dos pisos. Las habitaciones exteriores se reservan para cocina y dormitorios y las interiores para cuadra, bodega y despensa.
Los tipos B y C son los que nos encontramos en el barrio de Malta y similares en Chicul, Toril, Valtierra.

cueva_general_moyuela
cueva_general_moyuela

Cuevas vivienda

En Moyuela las cuevas son muy abundantes. Los Barrios de Malta y Chicul, así como los terrenos del cabezo del Castillo de San Jorge están llenos de ellas, hasta llegar a las singulares cuevas de Valtierra. El cabezo Toril acoge, asimismo, a gran número de ellas. Tal cantidad de cuevas sólo puede explicarse por la conjunción de factores geológicos y humanos.
Como indica Manuel Lou Felipe (1991) se daban sin lugar a dudas los condicionantes físicos adecuados. Las formaciones geológicas que se depositaron en el tránsito del Terciario al Cuaternario, constituidas por importantes paquetes de estratos horizontales de conglomerados, de hasta dos metros de espesor, separados por estratos de arcilla de color rojo, de uno a tres metros y la presencia de niveles con encostramientos carbonatados de gran dureza, apropiados para sostener el techo de las cuevas, mientras que las arcillas, mas fáciles de excavar, permiten desarrollar los habitáculos.

Por otra parte, tal número de cuevas sólo pueden deberse a factores humanos, es decir de tipo socio-económicos, mas propios de una época anterior, donde la forma de vida tradicional demandaba gran número de cuevas bodegas para guardar el abundante vino que se producía en Moyuela, a la vez que determinadas familias encontraron en las cuevas su hábitat ideal, especialmente cuando la densidad de las cuevas fue mayor y la situación económica menor. Sin embargo, en la actualidad se busca lo confortables que resultan, así como mantener cierta tradición familiar, en relación a la segunda residencia.

Algunas de ellas siempre han sido y siguen siendo viviendas, otras están abandonadas, como las de Valtierra y tantas otras, o se emplean como bodegas o almacenes de trastos viejos o de leña, y otras han sido desde siempre bodegas, hechas ya para ese fin.
Este tipo de viviendas se relaciona con los hábitats más antiguos del hombre y es uno de los más económicos, si pensamos que es propio morador el que suele excavar los distintos espacios adaptando el tamaño de su vivienda a sus necesidades y ampliar sucesivamente el número de habitaciones.
Cuando el terreno es el adecuado, se puede lograr una seguridad grande, siendo destacable su capacidad de regular la temperatura. En invierno apenas se echa en falta algo de calor, que lo suele proporcionar el “fuego” u hogar, o alguna estufa; en verano la refrigeración es consustancial, dándose el caso de tener que dormir con el abrigo de alguna manta.
Las hay excavadas totalmente en la roca, aprovechando algún “terrero” (terreno en pendiente); algunas tienen incluso dos niveles, como se puede apreciar todavía en las abandonadas de Valtierra, ascendiendo de uno a otro por una escalera interior. La habitación o habitaciones exteriores suelen tener ventanas que permiten la iluminación y la ventilación. Las interiores se ventilan a través de los huecos de acceso, casi nunca cerrados con puerta de madera, sino con unos toldos o cortinas y por unos pequeños vanos excavados en la parte alta de lo que es el muro – tabique. Al igual que las cuevas bodegas, sus grandes chimeneas sirven además de para sacar el humo, para favorecer la renovación del aire.
Otras sólo tienen excavada una parte y en el exterior un añadido de obra, construido con adobas o piedra y tejado a una vertiente, agranda el espacio. Tienen incluso en esta parte externa un pequeño recinto cerrado a modo de corralito o engalanado con flores y macetas.

Tienen unos rasgos constructivos muy peculiares. Los huecos suelen ser pequeños y los sobreportales son ligeramente arqueados. Los muros suelen estar ligeramente inclinados, siendo la superficie del techo ligeramente menor que la del suelo. La parte de unión del muro con el techo es también ligeramente redondeada, favoreciendo en definitiva una mejor descarga de las cargas hacia los gruesos muros o hacia la roca madre.

Las cuevas, después de excavadas, solían blanquearse e incluso lavarse con yeso para darle uniformidad a la superficie. El suelo solía hacerse de barro apisonado o con yeso. También al exterior se solían blanquear, lo que les confiere un aspecto muy típico.

Las cuevas tienen el problema de las filtraciones y, en consecuencia, de la humedad; por ello se solía favorecer la salida de aguas de la parte alta del terreno, para evitar que estas se acumulasen. Así mismo se solía proteger el frente de la cueva con algún falso rafe, o murete de piedra que desviase las aguas de la fachada.

plano_casa_cueva_moyuela
Planos casas cueva
Habitación casa cueva
casa_cueva_moyuela
Habitación casa cueva
casa_cueva_moyuela
Salón casa cueva

Cuevas bodegas de vino

Las «Bodegas» son el claro reflejo de una de las actividades económicas más importantes de Moyuela hasta finales del siglo pasado, como era la producción de abundante vino.
A veces se hallan mezcladas las casas cueva entre las bodegas.
El barrio Chicul, Santa Bárbara (Enroya), el cabezo del Toril, Carramoneva, zona enfrente del cementerio, el barrio de Malta, San Jorge, el Castillo y Valtierra albergan cada uno cientos de cuevas. Esto es debido a la conjunción de factores geológicos y humanos. Las formaciones geológicas que se depositaron en el tránsito del Terciario al Cuaternario, constituidas por importantes paquetes de estratos horizontales de conglomerados de hasta dos metros de espesor, separados por estratos de arcilla de color rojo de uno a tres metros, y la presencia de niveles con encostramientos carbonatados de gran dureza, permiten el sustento del techo de las cuevas, mientras que las arcillas, más fáciles de excavar, permiten desarrollar los habitáculos.

bodega_cueva_moyuela

Casi todos los alrededores de Moyuela están salpicados de cuevas que, en el mayor de los casos, están – o estuvieron – dedicadas a bodegas. Son el claro reflejo de una de las actividades económicas más importantes del pueblo hasta finales de los setenta. Teniendo en cuenta su número, una mayor densidad de población en el siglo pasado y el papel del viñedo en la vida agrícola tradicional, hoy prácticamente desaparecido, debido al fuerte despoblamiento sufrido en el último tercio del siglo XX y al cambio de formas y cultivos en la agricultura actual.

Las cuevas bodegas, como las cuevas viviendas, buscan el conseguir unas condiciones de humedad y temperatura estables para que el vino guardado en ellas conserve todas sus cualidades y vaya envejeciendo como sabe hacerlo el exquisito vino de esta tierra.

Están excavadas en la roca de los cerros colindantes al pueblo y casi todas ellas tienen una estructura muy similar. Al igual que las cuevas viviendas, entre las que se hallan a veces mezcladas, las hay por todos los alrededores: el barrio Chicul, el cabezo Toril, el barrio de Malta, San Jorge, etc. albergan cientos de ellas.

bodega_cueva_moyuela

Techos ligeramente abovedados y a veces con varios caños, en los que situar las cubas y toneles. Tienen también el trujal para pisar las uvas algunas aún conservan aquellas viejas prensas de pared, con huso y tornillo de madera.

Chimeneas

En muchas ocasiones, en la parte superior de la loma o cabezo aparecen enormes chimeneas de piedra de formas diversas que, en algunos casos, recuerdan que fueron anteriormente viviendas.
Sin embargo, la chimenea es algo implícito a la mayoría de las bodegas y podemos hablar de al menos tres tipos distintos de chimeneas.
El primero y básico es el de chimenea respiradero, por lo tanto elaborada sólo para favorecer la ventilación de la bodega, garantizando la corriente de aire que ventilase el “tufo” producido con la fermentación del mosto.
El segundo tipo sería para poder hacer fuego en el interior y por lo tanto favorecer la evacuación del humo. Estas y las anteriores coinciden en muchas ocasiones.
Por último, el tercer tipo se da en las bodegas de difícil acceso de los carros y remolques por la puerta de entrada, por lo que se construían chimeneas que comunicaran la bodega con un nivel superior de fácil acceso y por las mismas se echaban las uvas que caían directamente al trujal para ser pisadas. Estas, dado su uso singular, tienen en su boca una portezuela de madera practicable.
Así las chimeneas de las cuevas son otro de los elementos constructivos mas significativos de las construcciones populares, mas singulares en las viviendas cueva, dando un paisaje singular al entorno de Moyuela.
Las hay de planta cuadrada, cilíndricas, troncocónicas. Unas acaban en el orificio sin ningún tipo de protección, otras terminan en la tradicional “monja”, para evitar la lluvia.
La técnica constructiva en la mayor parte de los casos es a base de lajas de piedra caliza cogidas con barro o incluso puestas sin mortero ni barro. Se utiliza con frecuencia la aproximación de hiladas para conseguir una mayor base y un menor orificio en la parte superior, que evite la entrada de lluvia. También hay enlucidas con yeso o mortero de arena y cal y en algunos casos blanqueadas.
Recuerdan, sin lugar a dudas, algunas de ellas, por su forma y tamaño, a construcciones antiquísimas, como los faros costeros o los “talaiots” baleáricos.

Las bodegas más antiguas conservan en el vano de entrada un falso arco de piedra y toscas puertas de madera cerradas con las tradicionales “pistilleras”.

En la actualidad, muchas de las bodegas son utilizadas como lugar de ocio y reunión de amigos, sabiendo conservar los elementos originarios integrando los nuevos medios y materiales, consiguiendo mantenerlas como parte del patrimonio etnográfico de Moyuela.

Exposición en Cuevas de vino

Exposición en Cueva Lorenzo Crespo Aznar «Colores y Formas». Reciclarte.

Caños

Son pequeñas construcciones semiexcavadas en alguna orilla de las eras. Normalmente eran como bodegas de pequeño tamaño y una parte estaba totalmente en el terrero, y la más externa donde estaba la puerta con la entrada de piedra y el techo abovedado. Servían para guardar las herramientas de la trilla: barrastros, horcas, escobizos, así como de refugio ocasional y sobre todo para conservar bien fresca el agua de los botijos y cántaros.

caño_moyuela
Caño

Cuevas dentro de los corrales de ganado en Chicul, Toril

También se encuentran grandes cuevas como anexos de los corrales de ganado ovino, en el barrio Chicul, Toril y otras ubicaciones, pues teniendo en cuenta su amplitud y temperatura eran muy útiles para esta actividad.

Cuevas de Valtierra

Siguiendo las cuevas debajo del Castillo, llegamos al entorno de Valtierra, sobre el río, que conserva deterioradas un importante número de cuevas, dedicadas inicialmente a vivienda, otras reconvertidas en bodegas, e incluso algunas comenzadas en su inicio y abandonadas sin completar.
Se distinguen tres niveles, sujetos al deterioro por las lluvias y desprendimientos.
Por el camino del Castillo, en palabras de Bielsa (1987), tenemos acceso por una senda estrecha, necesitada de cuidados, a la planta media, encontrando la casa de los Pedros, en la que podemos imaginar la vida en dicho hábitat, cuyas paredes muestran las huellas del pico o azadón con las que se fueron conformando con esfuerzo y tesón.
En la casa vemos las habitaciones intercomunicadas con ventanas interiores para mejorar la ventilación, paredes encaladas, con alacenas a modo de armarios, con un gran hogar y su chimenea. Por su ventana se contempla toda la huerta de la “Perera” y la “Olmeda”, donde confluyen los ríos Seco y Santa María (o Azú), formando el río Moyuela. También se ve Santa María, San Clemente, la carrera y el puente, y la entrada a Moyuela con la fábrica y la Cerrada.
En agosto el clima es agradable, la temperatura interior se mantiene en torno a los 15 grados.
Destacan también algunas bodegas con sus trujales o lagares, como tinas cilíndricas, incorporando el cemento, donde se vaciaba la uva y se elaboraba el vino.

Cuevas de Valtierra de Moyuela

Mas adelante dos amplias cuevas llaman la atención, en una se ha picado una escalera para acceder a otro piso. En ellas durante mucho tiempo se había tejido el lienzo y el lino.
Distinguiendo las tres zonas, trae a la memoria algunos de los últimos habitadores.
Zona del rio, o baja: al inicio dos cuevas de León Pina, y tres bodegas, de Ángel Sánchez, del tio Pascual y de Isidro; siguen tres cuevas casas, de Manuel Bordonada (el esquilador), del tio Franco y la señora Filomena y el tio Juanaco.
Zona del centro o segunda planta: con entrada también por la senda de la cueva del tio Gregorio, la primera de la tia Marisola, la segunda de los Pedros (José Martínez) y termina con varias bodegas.
Zona alta o artesanal: si bien el ultimo artesano tejedor fue el tio Tirado, si bien ejerció su oficio en las Costeras, no en Valtierra.

Se conserva la leyenda de la existencia de una cueva desde el castillo hasta el rio, en muchos casos atravesando algunas de las cuevas vivienda o bodega.

Coincidiendo todos en la excelente Panorámica que se disfruta desde varios puntos de Valtierra, qué mejor sugerencia que promover la construcción de un Mirador de Valtierra en los términos expresados por Joaquín Bielsa hace mas de 30 años.

Inventario de las cuevas de Moyuela

A la vista de todas las reflexiones anteriores es necesario considerar a las cuevas de Moyuela como un elemento importante del patrimonio cultural y actuar en consecuencia, por lo que resulta crítico inventariar y analizar el número y situación de las cuevas, documentando la actuación para su puesta en valor.
Muestra de un inventario de finales del siglo XIX o principios del XX, posiblemente con efectos recaudatorios por algún arbitrio, son algunas de las puertas numeradas que todavía se conservan y que superan las 600 cerca de las 700, sin perjuicio de que fueran bastantes más.

Proyecto de musealización de las cuevas vivienda y bodega de vino

Como se desprende de las consideraciones anteriores el conjunto de Cuevas de Moyuela constituye uno de los encantos más desconocidos de la población y en materia etnográfica de toda la Comarca, de ahí que pueda ser incluido dentro de una posible Ruta etnográfica del Aguas Vivas, en la Comarca Campo de Belchite.
Lo que inicialmente significo de pobreza para las gentes más humildes, al no poder permitirse construir una casa o una bodega de vino o un almacén, las tenían que excavar en las entrañas del cabezo, actualmente hace que se posea un patrimonio cultural popular de gran importancia y curiosidad, destacando una utilización humana sostenible del suelo.

Proyecto por Fases: 2001 – 2020
Se distinguen varias fases en este Proyecto, desde 2001, incorporando sucesivos elementos en varias décadas.
a) 2001 – 2003
En el mes de abril de 2001 se comenzó a considerar por el Ayuntamiento, el llamado proyecto “Laberinto Ambiental”, con la colaboración de la DGA, consistente en una serie de actuaciones en algunas cuevas bajo San Jorge y en zona próxima, poniendo en valor estos recursos propios para incentivar el turismo en nuestro pueblo. En agosto de 2003, toma cuerpo la idea de restaurar y acondicionar tres cuevas: una vivienda y su anexo almacén, y una bodega de vino. Se redacta el correspondiente Proyecto y se ejecuta a final de año dicho acondicionamiento, pendiente de su amueblamiento.
b) 2007 – 2009
Desde el verano de 2007 la Asociación Cultural Arbir Malena solicita enseres y objetos de viviendas y de labores del campo, mediante la colaboración de los vecinos. En agosto 2008 se inaugura la exposición “La viña y el vino en Moyuela”, organizada por la A. C. Arbir Malena, en la cueva bodega restaurada por el Ayuntamiento, debajo del castillo de San Jorge, junto a la publicación, con el mismo título, de José Antonio Sánchez Tirado, en Cuadernos Pedro Apaolaza.
En agosto de 2009 se incorporan dos prensas de madera, una de soga con dos tornillos y otra de uno en pared, reproducciones encargadas por la Asociación Cultural, con la colaboración de la Comarca Campo de Belchite y el Ayuntamiento de Moyuela, que completan el espacio museístico de esta cueva, acompañadas de otros objetos y fotografías, así como los paneles de la exposición.
c) 2019-2021
Proyecto cuevas interpretativas de viviendas y oficios tradicionales (agricultura y ganadería) en Moyuela.
El punto de partida vuelven a ser las numerosas cuevas que en Moyuela existen (llegaron a datarse en torno a 1000), que se han utilizado como viviendas, bodegas y construcciones para labores auxiliares (almacenes, corrales, refugios de ganados, etc) y que significan un importante elemento diferenciador del patrimonio cultural del pueblo, cuyo máximo exponente es el Barrio de Malta y el Castillo, con un gran número de viviendas en la actualidad que conservan la parte de cueva vivienda y que presenta en su conjunto un urbanismo diferenciador a los pies del castillo ermita de San Jorge, que se extendía hasta el conjunto de cuevas de Valtierra, por encima del rio Moyuela.
A partir del otoño de 2019 se impulsan de la mano de Adecobel y de la Comarca Campo de Belchite sesiones de trabajo con el fin de conformar, entre otros, proyectos de dinamización de nuestros pueblos de la mano de las asociaciones culturales.
Así se celebran reuniones en Lagata y Almonacid de la Cuba, que permiten estructurar una serie de proyectos de la mano de Ayuntamientos y Asociaciones.
El presentado por la A. C. Arbir Malena es seleccionado, y se orienta a seguir poniendo en valor las cuevas en fase de rehabilitación, reseñadas anteriormente.
Con ello se pretende crear un circuito o ruta que incremente la oferta turística de Moyuela, agrupando una serie de cuevas, amueblando la casa cueva, incorporando una más de ellas con exposición permanente de actividades agrícolas y ganaderas (siembra, siega, trilla, azafrán, ganado ovino…), sumándose a la dedicada a la vid y el vino.
Esta nueva exposición complementaría a otras cuevas acondicionadas para conocer e interpretar como eran estas viviendas tradicionales o cómo se llevaba a cabo la elaboración del vino y otras actividades.
-El Proyecto, con ADECOBEL, Comarca Campo de Belchite y Ayuntamiento de Moyuela, comprende:
– recopilación de información, fotografías antiguas
– recuperación de objetos y elementos de los oficios, incluida su restauración (materiales)
– explicación mediante láminas, de gran tamaño
– acondicionamiento y musealización de los distintos objetos de la exposición
– señalización exterior e interior de cada cueva
– presentación al público y jornadas de puertas abiertas
– difusión: publicaciones, webs y redes sociales
-Lo anterior se completa con un taller de restauración de estos objetos, de la mano de la Asociación de Mujeres Mudela, así como de un curso de formación.

Suponen un gran paso para la puesta en valor de este elemento de nuestro patrimonio cultural.

Carteleria exterior

La carteleria tiene un diseño común, comprendiendo una serie de elementos informativos y direccionales: 3 carteles mapa turismo cuevas; 1 cartel mapa rutas turismo; 1 panel en metacrilato informativo: 4  carteles  nombre en cada cueva con QR; 6 carteles señalética en calle (direccional).

Exposión Trabajos del Campo

La exposición comprende 12 lonas de gran tamaño  (100 x 70 cms): Presentación, Laboreo y siembra, Siega, Trilla (2), el Pan, Azafrán (2), Ganadería ovina (2), Casas y bodegas cueva (2).
Las 10 primeras colocadas en la nueva cueva restaurada (bajo el castillo de san Jorge, junto a la del vino) y las 2 últimas en la casa cueva ya rehabilitada en la parte superior.

Nuevas Tecnologías

Este proyecto se sirve de las nuevas tecnologías, está relacionado con la nueva página web y con la utilización de QR,  sus contenidos están recogidos en dichos soportes y está abierto a otro tipo de redes sociales.

Folleto Divulgativo

A modo didáctico se ha editado un folleto díptico explicativo de las casas y bodegas cuevas, en soportes papel y digital. Servirá como instrumento informativo  a los visitantes a Moyuela y ayuda para descubrirlas.

Fotografías:
José Abadía, Miguel Gargallo,Maribel Millán y Alberto Gómez

Bibliografía

– Miguel Gargallo Lozano
La Casa. Técnicas de construcción popular en Moyuela
Cuadernos “Pedro Apaolaza”, nº 4
Asociación Cultural “Arbir Malena”, 1992

– Manuel Lou Felipe
Aspectos naturalísticos del término de Moyuela
Cuadernos “Pedro Apaolaza”, nº 3
Asociación Cultural “Arbir Malena”, 1991

– Ángela Ena Bordonada
Aspectos de habla y vida de Moyuela
Cuadernos “Pedro Apaolaza”, nº 2
Asociación Cultural “Arbir Malena”, 1990

-Joaquín Bielsa Vispe
Las cuevas de Valtierra
El Gallico, nº 3, diciembre 1987

Guía para conocer Moyuela”
Cuadernos “Pedro Apaolaza”, nº 1
Asociación Cultural “Arbir Malena”, 1989