Pertenece al ciclo de las ermitas barrocas de planta de cruz griega, con ábsides poligonales o semicirculares del sur de la provincia de Zaragoza, y es la más compleja y de mayores dimensiones de todas ellas.
Ermita de San Clemente